1000 Kilometros juego

1000 KILÓMETROS es un juego de cartas sobre la carretera y las ganas de correr de los conductores. La baraja se compone de 106 cartas, de cuatro tipos diferentes: kilómetros, de ataque, de defensa y escudos. El objetivo es simple: llegar el primero a 5.000 kilómetros. Para hacerlo, se deben jugar cartas de kilómetros (las hay de 25, 50, 75, 100 y 200).

Ya lo dice el anuncio de televisión, el algodón no engaña. Si un juego aparece en el año 1956, gana un premio, comienza a venderse bien, se hacen ediciones en unas cuantas lenguas y 49 años después continúa vendiéndose bien, no hay ninguna duda, es un buen juego. Éste es el caso de 1000 Kilómetros, un juego rápido, sencillo, emocionante y adictivo.

¿Cómo jugar a 1000 kilómetros?

La finalidad del juego es ser el primero en llegar a 5000 kilómetros, para ello tendrás que ir haciendo kilómetros en la carretera. ¿Cómo lo hacemos?

Para poder jugar kilómetros se debe tener el semáforo verde. Para impedir que lo hagan los demás conductores, se les puede endosar alguna adversidad, como ruedas pinchadas, depósitos vacíos, accidentes, limitaciones de velocidad y semáforos rojos. Para evitar que las adversidades que te endilguen te impidan continuar la carrera, puedes jugar cartas de defensa: ruedas de re-cambio, gasolina, reparaciones y señales de final de limitación de velocidad. Para inmunizar tu vehículo de los ataques de tus envidiosos compañeros, puedes jugar un escudo que te evitará, durante toda la partida, uno u otro de los ataques.

Es un juego sencillo, pero lleno de sutilezas. Expliquemos algunas. La primera, con cuatro o seis jugadores no se juega individualmente, sino por equipos, la mejor manera de hacer una partida de 10000 kilómetros. Por tanto, cada jugador debe pensar en sus cartas y en las de su compañero, deben saber interpretarse el uno al otro y, claro está, esperar que las cartas que van cogiendo se ajusten a su táctica.

La segunda, las partidas se hacen en manos de 1.000 kilómetros. Cuando alguien llega, se hace otra mano, de modo que si has tenido malas cartas, enseguida se acaba la pesadilla y se vuelve a repartir. Dado que se gana cuando se llega a 5.000 puntos, puedes estar convencido de que la mala suerte no te acompañará toda la tarde.

La tercera es un sistema de puntuación sencillísimo que hace exprimir hasta el final las posibilidades y la habilidad de los jugadores. Se cobra por kilómetros hechos, pero también por cada escudo jugado, por no haber puesto ninguna carta de 200 kilómetros, por haber llegado el primero en cada mano de 1000 kilómetros, por llegar después de haberse repartido todas las cartas…

La cuarta, la misma distribución de los tipos de cartas del juego. Hay más defensas que ataques, pero el azar reparte la suerte caprichosamente. Con sólo seis cartas en la mano, has de elegir en cada jugada cuál juegas y de cuál te descartas.

Pero el gran acierto del juego son los escudos, verdaderos comodines que permiten correr sin dificultades. Se pueden jugar de dos maneras, preventivamente y como contraataque. En la primera, uno se juega el escudo en cuanto le llega a las manos, cobra los puntitos que vale, se ahorra ataques y basta. En la segunda, la jugada más esperada y la que da más rabia en una partida de 1000 KILÓMETROS, el jugador espera hasta que le endilguen un ataque concreto para responder a él con el escudo correspondiente. Si lo hace así, consigue eliminar el ataque, evitar ataques sucesivos, sumar un montón de puntos y volver a jugar. ¿Cuál es el tiempo que hay que guardar un escudo en la mano sin jugarlo, esperando el ataque que le dará más valor? Los buenos jugadores de 1000 KILÓMETROS saben la respuesta.

1.000 KILÓMETROS es uno de esos juegos ideales para grupos de personas que se encuentran con frecuencia y a los que les agrada repetir actividades. Si es vuestro caso, comprar el 1000 KILÓMETROS y haced un campeonato durante uno o dos meses. Quien pierde, paga la cena en un lugar bastante alejado, al que haya que ir en coche. Y si el juego os engancha, estabais advertidos.

Fuente: El mundo en juegos de Oriol Comas i Coma

Ir arriba