Abalone Juego de mesa

ABALONE se fundamenta en el deporte japonés del sumo, en el que los practicantes, de peso considerable, han de sacar fuera del terreno de juego, precisamente a empujones, al contrincante. En el ABALONE, el elemento básico es el grupo, la cohesión entre todas las fichas.

Un valor extra del ABALONE es la cuidadosa presentación de los elementos de juego. La caja, de forma no convencional y diseñada en riguroso blanco y negro por uno de los mejores cartelistas franceses, fue estudiada para causar un fuerte impacto visual y para que perdurara en el tiempo sin tener que rediseñarla. Dentro de la caja, el tablero inyectado en plástico negro, de producción prácticamente perfecta, complementa la belleza de las piedras blancas y negras, procedentes de México.

Juegos de reflexión pura, donde el azar no cuenta, hay muchos y de muchos tipos y pueden establecerse diversas clasificaciones. Entre todos estos, hay unos cuantos que tienen una característica especial: las reglas básicas se aprenden rápidamente, pero se necesita mucho tiempo para conocerlos con profundidad, por eso se dice con razón que se tarda toda una vida en dominarlos. Son de estrategia complicada y el número de variantes y posibilidades es enorme. Dentro de este grupo selecto está por ejemplo, el ajedrez, las damas, el Go, el awle y el othello.

A la fuerza, juegos así entran pocos en un siglo, incluso en diez siglos. El Abalone es de finales del Siglo XX y ya se ha convertido en un clásico. Además, también se ha convertido en un super ventas en quince años, más de tres millones de personas han adquirido uno.

Además de la sabia unión de sencillez y complejidad, un juego de reflexión pura para convertirse en un clásico. debe introducir elementos innovadores. revolucionarios, tanto por lo que hace a las reglas, movimientos y capturas. como en el tablero y las fichas. Y, ya lo hemos dicho, no puede basarse en absoluto en el azar.

Abalone es un juego creado en 1988 por Laurent Lévi y Michel Lalet, los dos de nacionalidad francesa y los dos inclasificables profesionalmente. Es fruto de su tozudez en producirlo y del acierto del inversor André Jarno,  quien creyó inmediatamente en el proyecto y en las ganancias que podía dar, después de la negativa de unos cuantos bancos y de unos cuantos editores de juegos. Ganador del Gobelet d´Or en Boulogne-Billancourt, uno de los más importantes concursos internacionales de creación de juegos, Abalone lo tiene todo para convertirse en un clásico

¿Como jugar a Abalone?

Se juega en un tablero hexagonal, cuyas 61 casillas son alvéolos también hexagonales por donde se desplazan las bolas blancas y negras de uno y orto jugador. Cada jugador comienza con catorce bolas y el objetivo del juego es expulsar del tablero seis bolas del adversario. El movimiento es sencillisimo: cada jugada consiste en empujar una, dos o tres bolas propias en cualquier dirección, adelante, atrás o lateralmente, si el alvéolo (o alvéolos si se empuja lateralmente) siguiente está vacío. Eso sólo ya es novedoso, pero hay otros elementos originales de juego: las bolas propias arrastran a las contrarias, siempre que, en la misma línea, estén seguidas en superioridad numérica (dos o tres bolas contra una, tres bolas contra dos) y que el alvéolo siguiente a las bolas que deben desplazarse esté vacío. Cuando una bola llega, pobrecita, a la esquina del tablero, puede ser expulsada de él. Como es fácil de suponer, para ganar hay que hacerse fuerte en el centro del tablero.

Fuente: El mundo en juegos de Oriol Comas i Coma

Ir arriba