Mancala Juego de Mesa

Los juegos de Mancala son todos muy similares pero tienen un encanto especial. Consigue las semillas antes que el otro jugador. Juego de origen africano.

Hace muchos. muchos años, en alguna parte de África, junto a algún mar, alguien quizá cogió unas conchas. Las tuvo un rato en la mano; le agradaban, eran pequeñas y blancas. Entonces tuvo ganas de contarlas. Se le ocurrió, quizá. que si hacía agujeros en la arena y ponía las conchas, podría saber cuantas tenía. Para contarlas las cambiaba de agujero. así era más fácil. Hacerlo le gustó tanto como tener conchas. Quizá lo contó a su familia, a los amigos. Jugando, jugando, poco a poco fue creándose un JUEGO DE MANCALA. Mucho después, cuando las conchas se convirtieron en moneda, comenzaron a utilizarse semillas de Caeselpina bonduc, un arbusto que crece en buena parte de África. El juego de cálculo pasaba a ser una metáfora de la siembra y la fecundidad de la tierra.

Desde aquel tiempo remoto y hasta ahora, de pueblo en pueblo, a través de la sabana, la jungla o las tierras áridas, toda África juega a uno u otro JUEGO DE MANCALA. Se extendió tanto que hoy se juega también en el Caribe y en el sudeste asiático, en Oriente Medio y en Asia central. Como no tiene un nombre ni unas reglas oficiales, en cada sitio se conoce con un nombre diferente, a veces con el del arbusto cuyas semillas se aprovechan como fichas.

Sea cierto o no este origen, inspirado en el libro Awelé, le jeu des semailles africaines, de Pascal Reysset y Francois Pingaud, los juegos de mancala ahora son los juegos más jugados del mundo.

¿Cómo jugar a los juegos de mancala?

Todos los JUEGOS DE MANCALA (nombre que parece provenir del árabe naciala, «mover») tienen tres características comunes y que los diferencian de otras grandes familias de juegos:

  1. los jugadores comparten las fichas (sean semillas, conchas o piedras)
  2. se juega distribuyendo las fichas de una en una, normalmente haciendo un recorrido circular por los agujeros del tablero, operación que se denomina «siembra»
  3. puede haber más de una ficha por agujero.

Hay juegos de mancala de dos, tres y cuatro hileras, de cinco, seis, siete, ocho o más agujeros cada una. En los de dos y tres hileras, los jugadores siembran en todos los agujeros del tablero, mientras que en los de cuatro hileras cada jugador siembra únicamente en sus dos propias hileras. Incluso hay Mancalas de una sola hilera, para jugar en solitario, como el Tchuka Ruma, practicado en India.

Fuente: El mundo en juegos de Oriol Comas i Coma

Ir arriba