Cluedo El juego de mesa

El Cluedo es un juego de mesa que comienza por el final: el enigmático doctor Black ha sido asesinado en algún lugar de su gran mansión, Villa Tudor. Tendrás que descifrar quien ha sido el asesino, ¿o has sido tu?..

Bournemouth sur de Gran Bretaña, 1944. En los últimos años de la Gran Guerra, durante los peores bombardeos sobre Londres, el procurador en los tribunales Anthony E. Pratt lleva una vida tan tranquila como puede en esta pequeña ciudad costera. Un día se le ocurre una buena idea para pasar el rato agradablemente: creará un juego basado en una historia de detectives, su gran afición. Éste es el inicio de uno de los juegos para todos los públicos más famosos del siglo xx. Dos años después, convencido de la calidad de su invención, la llevará a Waddingtons, entonces la más grande editora de juegos del país. Sus técnicos olieron enseguida que se encontraban ante un juego importante. Dicho y hecho, tres años más tarde aparecía un nuevo clásico, con el acertadísimo nombre de CLUEDO, mezcla de clue (indicio, en inglés) y el final de ludo (el nombre del PARCHÍS en inglés).

¿Como jugar a Cluedo?

Los jugadores interpretan el papel de las seis personas que se encuentran en la casa en el momento de la muerte: el conspirador coronel Mustard, la bellísima actriz miss Scarlett, el aparentemente tranquilo reverendo Green, la cocinera no siempre suficientemente considerada de Villa Tudor mistress White, el inquieto arqueólogo profesor Plum y la frívola mistress Peacock. Seguro que todos tienen algún motivo para haber cometido el crimen. Seguro que a todos -menos a uno, claro- les interesa descubrir al asesino. Así es que se ponen a investigar los indicios que hay por todas partes. Ganará el primero que descubra quién es el asesino, con qué arma ha actuado y dónde ha muerto el doctor Black.

El juego se compone de un tablero, veintiuna cartas, diversas fichas y dos dados. El tablero representa la planta baja de la mansión, las baldosas de la cual son las casillas por donde se mueven las fichas de los seis investigadores y, a la vez, sospechosos. Destacan las nueve partes donde puede haberse perpetrado el homicidio: el des-pacho, la biblioteca, el vestíbulo, el balcón, el comedor, la cocina, la sala de baile, el billar y el salón. Las cartas representan a los seis personajes, los nueve lugares posibles de la fatal agresión y las seis armas que pueden haber sido empleadas: un candelabro, un revólver, una llave inglesa, una barra de hierro, una cuerda y una daga.

La mecánica de CLUEDO es sencilla. Se coge una carta de cada uno de los tres tipos, sin que nadie las vea, y se ponen en un sobre. El resto de cartas se mezclan juntas y se reparten a los jugadores. Por turno, cada jugador tira los dados y se desplaza por Villa Tudor.

Cuando llega a uno de los nueve espacios donde puede haberse cometido el crimen, si quiere puede expresar en voz alta sus sospechas, que siempre deben incluir un personaje, un arma y el espacio al que acaba de llegar. Una vez hecho esto, el jugador de su izquierda mira si tiene alguna carta correspondiente a la sospecha y la enseña al jugador que formula la tesis sobre el asesinato. Si el jugador de la izquierda no tiene ninguna de las tres, lo hace el jugador siguiente. Cuando un jugador cree saberlo todo, lo apunta y lo comprueba con las cartas ocultas. Si acierta asesino, arma y lugar ha ganado la partida; si no, pasa a ser un jugador pasivo sin posibilidad de victoria.

CLUEDO, queda claro, es un juego de deducción, de los mejores que hay. Pueden jugar grandes y pequeños. Aunque con quizás un exceso de azar (la tirada del dado y la estructura del tablero condicionan excesivamente las posibilidades de movimiento), las partidas son rápidas y bastante diferentes unas de otras.

Fuente: El mundo en juegos de Oriol Comas i Coma

Ir arriba