Quarto Juego

QUARTO! es una excelente derivación de un juego milenario, el TRES EN RAYA. Ciertamente, el objetivo en una partida de Quarto! es poner cuatro fichas en la misma línea. Pero no nos apresuremos, averigua que es lo que hace de esto un juego de tanto éxito comercial y de crítica.

Gigamic es una empresa familiar. La formaron y la dirigen tres hermanos. En 1991, Stephane, Ludovic y Jean-Christophe Gires decidieron crear una empresa de juegos con vocación internacional. En la base de su concepto de empresa estaba producir y vender juegos de calidad, hechos con buenos materiales, de aprendizaje rápido, porque querían dirigirse a todo tipo de públicos. Comenzaron, tímidos, con un juego que algunos años antes había ganado el prestigioso concurso de Boulogne-Billancourt, Quarto!, obra del suizo Blaise Muller, informático y matemático y gran amante de la ciencia ficción. Doce años después, Gigaimic es uno de los editores mejor considerados en Francia y en todo el mundo, su catálogo supera la decena de juegos de éxito, han ganado premios a la innovación empresarial y, sobre todo, tienen el respeto de centenares de miles de personas que en todo el mundo disfrutan de sus producciones.

Como jugar a Quarto!

El tablero tiene 4 x 4 casillas que van llenándose con dieciséis fichas. Una vez puestas en el tablero, las fichas ya no se mueven, ni se eliminan. Las dieciséis fichas son todas diferentes y tienen cuatro características que hacen que cada una sea una pieza única: altura, color, forma (cuadradas o redondas) y solidez (macizas o perforadas). Gana el primero que pone cuatro fichas en línea, horizontal, vertical o diagonal, con una de las cuatro características: cuatro fichas redondas o cuatro perforadas o cuatro oscuras o cuatro bajas.

Si la idea básica del juego proviene de otros juegos conocidos y, por tanto, no es muy original, hay en QUARTO! dos elementos que lo convierten en una propuesta bastante alejada de sus referentes. El primero es que las fichas pertenecen a los dos jugadores. Por tanto, no gana quien utiliza bien sus fichas, sino quien saca mejor provecho de un material compartido.

La segunda cualidad del juego, y lo que hace que tenga una cierta profundidad estratégica, es que los jugadores no juegan las fichas que quieren, sino que por turno cada jugador da al otro una ficha que colocará seguidamente en el tablero. Esta idea absolutamente nueva, convierte a Quarto! en un juego con entidad propia. Aunque las reglas no lo digan, es importante que la elección de la ficha que se dará al contrincante se haga sin mezclar o separar las fichas que hay sobre la mesa. Eso obliga a los jugadores a un plus de tensión. La única pega que tiene este gran juego es que las partidas entre jugadores experimentados acaban a menudo en tablas, cosa que exige establecer variantes de las reglas cuando se ha jugado muchas veces.

Además, hemos dicho que las producciones Gigamic son muy cuidadas. El tablero y las fichas están fabricados en madera bien torneada y barnizada y guardados en una caja resistente y bien diseñada. Las reglas, suficientemente claras e ilustradas, están en siete idiomas. ¡Vaya cuatro, Blaise Muller y los tres hermanos Gires!

Fuente: El mundo en juegos de Oriol Comas i Coma

 

Ir arriba