Scrabble Juego de mesa

Scrabble es el clásico juego de palabras para divertirse deletreando y mejorar el vocabulario descubriendo palabras nuevas en cada partida.

El objetivo del juego es conseguir las máximas puntuaciones deletreando palabras cruzadas sobre un tablero; para empezar, cada jugador coge siete fichas al azar. La puntuación de las palabras se calcula en función del valor de cada letra y de las posibles casillas con premio del tablero.

El Scrabble es un juego de mesa de palabras cruzadas que consiste en formar palabras y, dependiendo de la complejidad, conseguir la mayor puntuación posible. Pueden jugar de 2 a 4 jugadores.

Preparación de Scrabble

Para empezar a jugar hay que colocar todas las fichas con letras boca abajo y removerlas entre sí. Para decidir que jugador empieza a jugar cada uno coge una ficha y aquel que tenga la letra más próxima al inicio del alfabeto será el primero en jugar. Cada jugador cogerá al azar 7 fichas y las colocara en su atril sin que nadie las vea.

Cómo jugar a Scrabble

En el Scrabble el primer jugador tiene que combinar dos o más letras para formar una palabra y colocarla en el centro del tablero en línea horizontal o vertical, nunca en diagonal. Solo se pueden formar palabras que se puedan leer de izquierda a derecha y de arriba a abajo. El turno de un jugador finaliza cuando anuncia la puntuación total de ese turno. A continuación, toma tantas fichas del montón como letras haya utilizado, con lo que durante toda la partida dispondrá siempre de 7 fichas en el atril.

El juego continua hacia la derecha del primer jugador. El siguiente jugador añade fichas para formar nuevas palabras y así sucesivamente. Las diferentes maneras de formar palabras son:

  • Añadiendo una o más fichas a una palabra que ya está sobre el tablero.
  • Colocando una palabra que cruce a otra palabra.
  • Colocando de forma paralela nuevas palabras, siempre y cuando el resto de uniones sean palabras también.

El jugador obtiene puntos por todas las palabras nuevas que haya formado durante su turno. No se puede cambiar de lugar ninguna ficha una vez ha sido colocada la palabra en el tablero. Las dos fichas en blanco son comodines que pueden utilizarse en sustitución de cualquier letra.

El Scrabble finaliza cuando uno de los jugadores utiliza todas las fichas de su atril y en el montón no quedan más fichas para coger, o cuando ningún jugador puede colocar dichas en el tablero para formar una palabra o cuando todos los jugadores pasan dos veces consecutivas. En ese momento se realiza el recuento de puntos.

El valor de cada letra viene indicado por una cifra en función de la dificultad de la letra. Hay casillas con premio para letras. Al final del juego cada jugador debe restar de su puntuación la suma de los valores de las fichas que le queden en el atril. gana el juego quien obtenga mayor puntuación.

Ir arriba