Senet Juego Egipcio

Sin ninguna duda, el Senet fue el juego más popular del antiguo Egipto. Esta popularidad la testimonian las docenas de juegos encontrados en tumbas de ricos y pobres, de reyes y nobles, los juegos grabados en baldosas que muestran gente jugando, muchas veces con textos jeroglíficos que describen una partida. Es precisamente por estos textos que acompañan algunos grabados por lo que hoy podemos saber algunas cosas fragmentarías de las reglas de este juego milenario.

Disponemos de una reconstrucción de las reglas por los trabajos de los estudiosos Timothy Kendall y Roland May presentados en el catálogo de la exposición “Jouer dans l’Antiquité”, celebrada en Marsella en 1991. Kendall reseña el hecho de que el MET llegó a tener una importancia funeraria capital y que éste sea el verdadero motivo por el que se han encontrado tantos ejemplares en tumbas. El futuro del difunto estaría ligado a su manera de jugar al surcar; incluso el difunto debería jugar una partida con el Destino, en presencia de Osiris. En el mismo Libro de los muertos egipcio se sugiere que la resurrección del difunto depende del resultado de una partida de sisar.

Tablero de Senet y como jugar

Un tablero de SENET se compone de treinta casillas, en tres hileras de diez. El recorrido de las fichas tiene forma de s invertida y se hace comenzando por la casilla superior izquierda. Al principio, los dos jugadores ponen sus fichas alternativamente en las primeras catorce casillas del juego. Su objetivo es ser,’ primero en quitar todas las fichas del tablero por la casilla número 30. El movimiento se hace a partir de la tirada de cuatro bastoncillos planos por un lado y convexos por el otro: una casilla por cada cara plana que salga en la tirada y cinco por todas las caras convexas. Las tiradas de 1, 4 y 5, además, permiten volver a tirar los bastoncillos. En cada casilla solo puede haber una ficha. Si un jugador llega a una casilla donde hay una ficha adversaria, ocupa su lugar y la envía a la casilla de la cual había partido al iniciar el movimiento. Esta situación de fichas solo puede hacerse cuando la ficha adversaria no tiene ninguna adyacente de su mismo color.

Aunque en muchos de los juegos encontrados algunas casillas están ornamentadas con símbolos religiosos o de algún otro tipo, parece que sólo las cinco últimas casillas tenían un significado especial en el juego: en la 26 hay que pasar un turno completo, en la 28, 29 y 30 es preciso que los bastoncillos nos den un 3, un 2 y un 1, respectivamente, para retirar la ficha del tablero. Si la tirada es más alta, la ficha deberá regresar a la casilla 27 e intentarlo de nuevo.

Ir arriba