Serpientes y escaleras Juego

En el juego serpientes y escaleras deberás trepar por las escaleras hasta estar a salvo de las serpientes llegando a la última casilla. Ten cuidado de no toparte con una serpiente, ya que tendrás que retroceder.

A primera vista, todo parece consistir en tirar los dados y trepar en un tablero hasta llegar a la última casilla, aprovechando las escaleras para ir más rápido e intentando evitar las serpientes, que te hacen retroceder. Pero este aparentemente inocente juego infantil es, en realidad, la vulgarización de un antiquísimo juego hindú, denominado MOKSHA-PATAMU, la funcionalidad del cual era la instrucción religiosa. Dedicado al dios Vishnu, las escaleras simbolizaban los actos virtuosos que deben permitir ir hacia la perfección, mientras que las serpientes, la maldad humana, llevan hacia una reencarnación en forma de animal. En el juego, como en la vida, la bondad y el mal caminan juntos y, más que juntos, enroscados.

En el juego original, cada escalera correspondía a una determinada virtud: la honestidad, la generosidad, la sabiduría… Igualmente, las serpientes simbolizaban cada una un vicio: la desobediencia, la mentira, la vulgaridad, el orgullo…

En el viaje del juego hacia Occidente, todas las connotaciones religiosas han desaparecido. Desde la primera edición en Inglaterra en 1892, nos ha quedado, sólo, un tablero, decorado con serpientes y escaleras o con los más variados motivos. Son conocidos los juegos ambientados en un circo, pero los ha habido, y aún hay, que toman como tema decorativo los avatares de la política, hechos deportivos, viajes en tren o motivos puramente propagandísticos de productos alimenticios. ¿Quién iba a decirle al creador de un juego tan trascendental como el MOKSHA-PATAMU que su obra, lejos de la función original, debía servir como soporte publicitario?

Vamos al juego. SERPIENTES Y ESCALERAS se juega en un tablero de cien casillas, normalmente cuadrado, aunque los hay rectangulares y circulares. Las casillas están en orden bustrofédico, es decir, en líneas alternas de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. En algunas casillas hay dibujadas serpientes y escaleras, el número y la disposición de las cuales varían de tablero en tablero; eso sí, suele haber más serpientes que escaleras. Cada jugador tiene una ficha propia y por turno tira el dado y mueve su ficha tantas casillas como ha sacado con el dado. Si acaba el movimiento al pie de una escalera, puede trepar por ella hasta la silla donde acaba la escalera. Si la acaba en una casilla con la cabeza de la serpiente, la serpiente se lo comerá y deberá ir a la casilla donde la serpiente tiene la cola. Gana el primero que llega a la casilla número 100 con una tirada exacta.

Fuente: El mundo en juegos de Oriol Comas i Coma

Ir arriba